Tipo de Articulo: Actualizaciones

Titulo: Cooperación biofísico-bioquímica en el control direccional de la “calidad estructural” ósea (resistencia a la fractura)

Title: Biophysical-biochemical cooperation in the directional control of bone "structural quality"

Actual. Osteol 11(2):136:150, 2015

Autor(es): Ricardo F. Capozza, Laura M. Nocciolino, Gustavo R. Cointry, José Luis Ferretti


Descargar en formato PDF



Parece natural que el desarrollo de la estructura resistiva de los huesos resulte de simples procesos aditivos/sustractivos de material duro, con balances positivos o negativos dependientes de una adecuada nutrición/insolación, sin necesidad de aludir a mecanismos que orienten esos procesos en el espacio. La misma explicación se aplicó a los efectos de todos los agentes osteoactivos. Esta concepción errónea ha afectado la interpretación, el diagnóstico y el tratamiento de las osteopatías fragilizantes durante más de 4 décadas. Los procesos referidos resultan todos de reacciones bioquímicas (sistémicas, no direccionales), pero también están orientados en el espacio por otros factores, biofísicos (vectoriales, direccionales), que determinan la eficacia mecánica de los huesos, cuya comprensión es fundamental para el clínico. Cuatro factores han contribuido, entre otros, a esta confusión: el sentido común, la sucesión de algunas novedades osteológicas trascendentes, la dificultad para analizar la organización biológica de los esqueletos respetando los “niveles de complejidad estructural” clásicos en Biología, y determinantes de orden económico. Este artículo pretende contribuir a vencer esas dificultades interpretativas, apoyado por algunos avances recientes que evidencian la participación de los osteocitos como elementos “primarios” de la transducción biofísico-bioquímica en el control biomecánico direccional de las propiedades mecánicas óseas.

The development of bones´ structural properties has been conceived traditionally as resulting from mere additions or losses of mineralized tissue, with negative/positive balances determined by biochemical (systemic) factors, regardless of any biophysical (directional) factor that could orient spatially those processes as required for achieving a stiff/strong structure. That misleading conception has disturbed the interpretation of bone-weakening diseases by clinicians during more than 4 decades, as determined by diverse confounders, chiefly, 1. common sense, 2. a particular historical order in knowledge acquisition in Osteology, 3. the difficult interpretation of abstract concepts like the biological “levels of complexity”, and 4. economical factors. This article aims to cope with those difficulties, in a didactical way. The exposed arguments are supported by some recent developments in Osteology that are affording growing evidence of the crucial role of osteocytes as “primary” elements in the process of biophysical-biochemical transduction involved in the directional (biomechanical) control of the mechanical properties of bones.

Propietario: Asociación Argentina de Osteología y Metabolismo Mineral (AAOMM)
Domicilio legal: 9 de Julio 1324, (2000) Rosario, Santa Fe, Argentina.
Editores responsables: Dra. Luisa Plantalech - Dra. Virginia Massheimer

Osteologia.org.ar - Todos los derechos reservados AAOMM
Derecho Nacional de Derecho de Autor (Exp Nº 5289263 - 16/05/2016)
Registro de la Propiedad Intelectual de la Revista online (Exp Nº = 5316855 - 21/10/2016)